close

Tips para volar con tu bebé y hacer de tu viaje una experiencia más placentera.

Sabemos que viajar con niños pequeños puede resultar complicado, pero debemos hacer cuanto esté en nuestra mano para que el vuelo sea cómodo y agradable tanto para el bebé como para el resto de los pasajeros. En esta edición te haremos algunas recomendaciones, y estamos seguras de que las seguirás al pie de la letra.

  1. Elige el mejor horario: si es un trayecto corto, trata de que coincida con su siesta. Si el viaje supera las seis horas, prefiere un horario nocturno, para que tu niño duerma lo más posible. Ten en cuenta que si tu vuelo es largo y transcurre de día, tu bebé estará despierto y tratando de absorber todo lo que ve en la cabina. En ese caso será difícil mantenerlo quieto, no querrá dormir, y ambos llegarán agotados al destino.

  1. Empaca lo indispensable: lleva pañales en cantidad suficiente, biberón, agua y fórmula (si es que la toma), alimentos bien cerrados en tuppers, cucharas, toallitas para limpiarlo (úsalas para limpiar también la mesa, su carita y sus manos antes de comer), alguna crema para rozaduras, ropa de cambio, una cobija pequeña y bolsas de residuos para meter pañales o pañuelos sucios. Si está tomando algún medicamento, llévalo contigo. Y si tienes una tableta con videos o películas ya descargadas para entretenerlo, mucho mejor.

 

  1. Invierte en un boleto: en todas las aerolíneas, los niños menores de 2 años viajan gratis. Si tu vuelo dura varias horas, tal vez convenga invertir en un boleto para tu pequeño; así, él y tú podrán descansar. Es recomendable que subas al avión la sillita del auto y la amarres al asiento; te resultará útil para que vea películas, para que coma y también para que duerma con total seguridad. Eso sí: ten en cuenta que si la sillita no forma parte de la carriola, uno de estos dos objetos estará sujeto a una tarifa extra, a menos que vueles en business o primera clase. Otra alternativa es llevar a tu bebé en backpacks babyborn y cargarlo durante el viaje. Si estás sentada, ni siquiera sentirás su peso.
  1. Cambiarlo: una de las tareas más engorrosas en pleno vuelo es el cambio de pañal, pero puedes lograrlo si sigues estos consejos. Por respeto a los demás pasajeros ve al baño y usa la mesa plegable que hay en todos los aviones (pon una toalla o cobija para que tu bebé no entre en contacto con dicha superficie). Si hay turbulencia, no trates de cambiarlo en esos momentos. Mejor espera hasta que pase, pues el estar de pie en el sanitario con un bebé en brazos será muy peligroso para ambos.
  1. Cuna de avión:
  2. en todas las aeronaves, los asientos de la primera fila suelen tener seguros para colgar cunas provistas por la línea aérea. En estos dispositivos, el bebé viaja acostado y amarrado por unos cinturones que atraviesan la cuna de lado a lado. Si tu bebé es quisquilloso para dormir, no será buena idea meterlo en esa cuna, donde se sentirá angustiado al no poder verte, porque no puede incorporarse si está amarrado. Haz la prueba, sabiendo que si no resulta deberás tener plan B, para que duerma en tu falda o en el asiento de al lado, si compraste un boleto extra o si está desocupado.

 

    1.  

    Tags : avionbebemujeresViajesvuelo

    Leave a Response