close

En este mes del amor y la amistad, te proponemos algo distinto: dejarte seducir por tus propios logros, belleza externa e interna. Y aceptarte tal como eres.

Por Aura

Comienzan los preparativos, corazones, flores y regalos por todos lados, mensajes de amor y cariño en cada rincón, tarjeta, taza o en cualquier espectacular a nuestro alrededor. Este mes de febrero, celebramos el AMOR, pero ¿Qué es el amor? Desde mi perspectiva, la lección de descubrir el verdadero amor es la más grande y satisfactoria que podremos aprender en la vida pero, sobretodo, el amor más grande debe de ser hacia nosotras mismas.

El verdadero amor dista mucho de lo que los medios de comunicación y publicidad (así como la misma sociedad) nos han mostrado. Éste se basa en una falsa idealización de que la experiencia de amor viene de afuera, algo que debo merecer o ganar. O bien, que el verdadero amor, se presenta sólo a algunas suertudas que lograron encontrar el secreto de ágape (amor incondicional o universal de la filosofía griega). Además, la que recibe amor se siente amada y con autoestima y la que se vive en una experiencia contraria, siente baja autoestima, rechazo o frustración al no encontrar quién “la ame.”

Nada más terrible que esto, querida mujer. Perpetuar esta falsa idea del amor nos genera grandes expectativas que a lo largo de nuestras vidas, van terminando en constantes decepciones y dejándonos con una sensación de poca valía.

Te invito a dejar de buscar autoestima y comenzar a crear AMOR PROPIO en tu vida. ¿Una locura? ¡No! Sé que nos han dicho que aquella que posee alta autoestima, todo lo logra. Sin embargo, el problema con buscarla de esta forma es que se basa en una validación externa o jerarquización que define mi valor. Si obtengo cierta calificación, soy inteligente. Si cumplo con los estándares de belleza, soy bella. Si logro alcanzar ciertas metas, soy exitosa. Si cumplo con mis responsabilidades, soy buena mujer. ¿Te das cuenta de lo absurdo que es esto? La autoestima no puede generarse desde el exterior.

El amor propio, es aquel que puedes comenzar a cultivar (sin depender de situaciones, personas o relaciones) viviendo la experiencia del amor en ti, de forma atemporal y sin pretextos.  Éste se cultiva a través de lo que yo he llamado las cuatro “A”:

 

  • Autoconsciencia – Ser consciente de ti misma. Es estar en paz en tu cuerpo físico, mental y emocional. ¡Eres la mayor manifestación del amor que existe! Es aprender a habitarte, reconocerte y aceptarte tal como eres. Para ello, debes darte la oportunidad de estar contigo (te sugiero la práctica de la meditación).
  • Auto reconocimiento – Reconócete y apréciate por todo cuanto eres, haces y creas, dejando a un lado la alta expectativa del “debiera ser”. Todas realizamos lo mejor que podemos en cada circunstancia, aquello que nos frustra es solamente aprendizaje.
  • Autocuidado – Tú eres tu mayor amor y por lo tanto, surge en ti una responsabilidad de cuidarte, protegerte y procurarte en todo momento.
  • Autocontención – Es una práctica en la que promovemos la experiencia de estar conscientemente en ti, siendo tú misma quien te sostiene, te apoya, te nutre y te fortalece.

Deseo, querida lectora, que esta reflexión pueda despertar en ti el interés en el amor propio. Inspirarte a que realmente puedas vivir enamorada de ti toda tu vida y sentir esa experiencia del amor no sólo un día del año, sino día a día, a disfrutar y celebrar el estar contigo.

AURA
Terapeuta en Integración Emocional y Guía de Empoderamiento Femenino. Tallerista, conferencista y directora de Diosas al Éxito.
Facebook / Youtube / Instagram: Diosas al Éxito
hola@diosasalexito.com


Tags : AmorAmor propioAutoestimaMujer exitosaVida

Leave a Response

!Suscríbete! 

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Tu correo ha sido 

registrado