Daniella Valenzuela, arquitecta

A los 30 años y con un futuro muy prometedor, llega esta profesional de la arquitectura a romper esquemas y a empoderar a todas aquellas mujeres con las que se rodea. 

Como muchos otros sectores, el área de la arquitectura estuvo muchos años dirigida solo para y por hombres. Sin embargo, poco a poco las mujeres han ganado terreno y demostrado su talento con su trabajo.

Una de ellas es Daniella Valenzuela, diseñadora e interiorista originaria de Mexicali, Baja California, quien fundó su Atelier de interiorismo en 2018.

La visión de Daniella Valenzuela es empoderar a las mujeres y que se abran paso en la industria, para que puedan canalizar su talento.

En Air Femme platicamos con ella y durante nuestra entrevista pudimos ver a una Daniella no solo empresaria, sino una mujer orgullosa de sí misma y de lo que ha creado. Aquí lo que nos contó.


¿Qué fue lo que te atrapó, lo que más te gustó, para decidir dedicarte a la arquitectura de interiores?

Realmente lo que me atrapó desde que era muy chica fue la arquitectura, porque yo quería ser diseñadora de interiores. Vengo de una familia de arquitectos; mi abuelo fue contratista, mi papá tiene una constructora, él es arquitecto. Al tomar la decisión de dedicarme al diseño de interiores, recibí un gran consejo de mi papá, “el diseño de interiores es un complemento de la arquitectura’’.

Entonces, pensé que me iba a encontrar con ciertos obstáculos ya que un diseñador de interiores no tiene las bases que tiene un arquitecto en cuanto a la ejecución de la construcción del proyecto. Así es como tomé la decisión de estudiar primero arquitectura; trabajé y sigo trabajando en la constructora familiar, estuve seis años de lleno en la construcción y área de diseño arquitectónico. Un tiempo después y cuando me sentía 100% segura de mis bases en la arquitectura, cuando tomé la decisión de especializarme en diseño de interiores, para que al momento de ejecutar mis proyectos no tuviera ninguna barrera que me lo impidiera.

 

Daniella Valenzuela

Interiorismo


Es un atelier de diseño localizado en la Ciudad de México, que trabaja en proyectos de arquitectura interior para crear espacios únicos y atemporales.

Entre sus principales servicios se encuentran el desarrollo de proyectos integrales, diseño de interiores, mobiliario y soluciones arquitectónicas para proyectos residenciales, comerciales, culturales y de hotelería, en espacios de lujo.

Ha intervenido diversos proyectos de casas, departamentos, oficinas, hoteles, restaurantes, bares y hoteles, entre otros, ubicados principalmente en la Ciudad de México, Baja California, Miami y Los Ángeles.

 

¿De dónde vienes? ¿Te estableciste aquí en la CDMX con la llegada de la pandemia?

Soy de Mexicali, Baja California y sí, a raíz de la pandemia me establecí en Ciudad de México, porque la mayoría de los proyectos nuevos que empezaron aquí en Ciudad de México, sus alrededores y gran parte del norte del país.

Hasta la fecha hemos tenido un incremento en los clientes, en proyectos comerciales, residencial de lujo, clínicas médicas y hospitalarios.

En este mundo tan masculino, ¿cómo fue tu desarrollo? ¿A qué te enfrentaste?

Lamentablemente no debería de ser un tema recurrente. Pero lo es. Fui muy afortunada en todo lo que viví dentro de la empresa familiar, recibí mucho apoyo de todos.

Sí hubo temas desde que tomé la decisión de estudiar la carrera de arquitectura, más cuando me adentré en la obra. Te ven como si dijeran “¿tú qué haces ahí? Tú eres mujer y tú deberías estar en la oficina o en tu casa”. Pero gracias al apoyo que he recibido de mi familia, de mis hermanos, seguí adelante y eso no fue algo que me impidiera seguir luchando por mis sueños y también buscar esa experiencia que me podía proporcionar. La arquitectura, diseño y construcción no solo es para hombres, la capacidad que tenemos las mujeres en este ámbito puede llevarnos a crear obras inimaginables.

Sí he tenido algunas situaciones lamentables, pero todo esto se termina cuando tú demuestras el conocimiento, la capacidad de resolver y que nunca es una competencia, sino que somos un equipo y nos complementamos.

El hombre no llegó para desplazar lo que la mujer hace, ni la mujer para desplazar al hombre. Simplemente es un complemento. Y así debería de ser en todo.

 

Tenemos que ir más allá de la arquitectura de la separación, hacia una del Siglo 21 que se ocupe de la riqueza, la complejidad y la interconectividad de la vida contemporánea. Parte del trabajo de arquitectura es hacer que los usuarios se sientan bien en los espacios donde viven.

 

Dentro de tu trabajo vemos que la sustentabilidad es uno de tus pilares, ¿cuál es el valor que tiene la arquitectura y diseño de interiores en este tema?

Nosotros como arquitectos, diseñadores de interiores, tenemos una gran responsabilidad desde el momento en que diseñamos y a la hora de hacer la propuesta de materiales. El valor del diseño va más allá de lo estético, es una vía para solucionar temas sociales y de sustentabilidad en México, es fundamental promover un diseño responsable y mostrarlo como un agente de cambio positivo en la sociedad.

 

¿Tu visión ha generado sensibilidad a tus clientes para ser sustentables?

Sí claro, nuestra responsabilidad como arquitectos y diseñadores es crear conciencia del impacto en el medio ambiente positivo o negativo, cada vez la sociedad está más abierta a colaborar con esto, y con ello crear proyectos de diseño responsable a través de los materiales y acabados que se seleccionen.

 

¿Para ti, que es el diseño responsable y cómo lo haces accesible para todos?

Tenemos que ir más allá de la arquitectura de la separación, hacia una arquitectura del Siglo 21 que se ocupe de la riqueza, la complejidad y la interconectividad de la vida contemporánea. Parte del trabajo de arquitectura es hacer que los usuarios se sientan bien en los espacios donde viven, donde trabajan o donde realizan distintas actividades, por lo que debemos estar comprometidos a elevar los niveles de calidad de vida. Tener una casa es un asunto crucial, no solo en términos de un refugio y de necesidades básicas, sino también para el bienestar y para una vida de mayor calidad. Hay suficiente riqueza y no solo los muy ricos pueden tener un buen hogar.

La vivienda social, escuelas, hospitales y otras infraestructuras vitales siempre se han basado en el concepto de la existencia mínima y no debería ser el caso hoy en día. Los arquitectos ahora tenemos las habilidades y herramientas para hacer frente a estos temas críticos y muchas comunidades de todo el mundo se han comprometido a resolverlo

 

¿Has intervenido hoteles, bares, restaurantes? ¿Cuál es el que más te ha gustado?

Todos me gustan porque son diferentes, pero tienen un común denominador, que es la interacción de los usuarios dentro del espacio. Cada uno tiene distintos fines, en distintos usos. Pensar qué va a pasar en un restaurante, cómo va a llegar un comensal, cómo hacer todo el operativo dentro del restaurante o en un bar, en un hotel… Es abismal la diferencia de lo que está pasando con los usuarios dentro de esos espacios.

Tienes que imaginar que tú eres el usuario y qué esperarías ver y/o sentir., Y es que nosotros como arquitectos, debemos de saber resolver las necesidades por más complejas que sean.

También debes tomar en cuenta qué quieres provocar, qué sensaciones quieres transmitir… debemos adentrarnos muchísimo en el proyecto, saber solucionarlo y ser disruptivos en nuestros diseños.

 

¿Cómo te defines como mujer?

Como mujer, soy ambiciosa. Soy muy fiel a mi convicción, a perseguir mis sueños, mis proyectos; siempre busco un punto de equilibrio entre lo profesional y lo personal. tratando de ser mejor día a día, seguirme preparando, aprender de todas las experiencias que me va dando la vida en general.

En el ámbito profesional, llegar a trascender como alguien que pueda impactar sobre los demás, tanto desde la calidad humana como la calidad de mi trabajo.

 

¿Para ti, qué significa la sororidad y cómo debe de ser?

Me encanta ese tema, porque para empezar, yo nací en una familia de puros hombres. Obviamente, mi mamá es mi ejemplo a seguir, pero cuando yo quise ya formar mi camino profesional tenía la opción de buscar opciones y sentirme realizada.

Sin embargo, al buscarlo, se me cerraron las puertas por ser recién egresada o porque era mujer. Ahí recibí gran apoyo de mi familia, tanto así que mi papá y yo somos socios.

Debido a estas experiencias, a la hora de formar mi empresa decidí hacerlo con un equipo de puras mujeres, y me gusta que todo eso que yo aprendí en un ambiente masculino, podérselo transmitir a ellas y darles la seguridad y la confianza de que ellas tienen la capacidad de ejecutarlo, sobrellevarlo, mejorarlo sin ser una competencia.

 

¿Cómo te sientes actualmente?

Hoy en día me siento muy plena, muy enamorada de la vida, mi profesión, mi equipo de trabajo, mis clientes, mi familia y amigos, que gracias a Dios todos nos encontramos con mucha salud y eso es lo primordial.

 

¿Cómo te gustaría que te recordara? ¿Cómo estás pensando en ese legado?

Como una mujer que empoderó a más mujeres a través de su trabajo y empatía.

Mi visión es crear espacios atemporales utilizando materiales sustentables que cambien la vida de las personas, dejen huella en el mundo y trasciendan con el tiempo.

 

¿Cuáles son tus planes profesionales a futuro?

Queremos expandir la empresa a Miami, a mediano plazo. establecer una constructora en la Ciudad de México.

“Sueñen con ambición, lideren con convicción y véanse a sí mismos como quizás otros
no los ven,” 
Kamala Harris

 

 

 

 

 

 

 

 

Abrir chat