close
air femme fernanda tapia

La encuentras lo mismo en radio, televisión y cine, que en redes sociales, teatro y periódicos. Inteligente, con mil actividades, amable y sobre todo, con gran respeto a su entorno y sensibilidad a los temas sociales, así es esta mujer con quien no paras de reír y que hace de la charla una verdadera delicia

¿Cuál es tu mayor reto en el ámbito profesional?

Mantenerme vigente. Ahorita debo reforzar y expandir redes sociales, así como youtube. Además de ser cuestionadora y contestataria, sin estar en la mira del “Dark Side”.

Trabajas muchísimo, ¿cuándo das tiempo a tu familia?

Siempre tengo un pie en casa y trato de estar en contacto electrónico 24/7; presente con “mija” en las tardes y todos los “findes”. Aunque no pareciera atiendo casi cada punto pendiente de la casa, para eso hay que delegar responsabilidades, sin dejar de vigilar su desarrollo.

Describe a las mujeres desde tu perspectiva feminista…
MUJERES En toda la extensión de la palabra. Creo que éste es el siglo de las mujeres. Creo que seguimos reinventándonos y tratando de hacer limpieza general en nuestros prejuicios y todo lo que nos enseñaron nuestros padres. Si acaso conservar lo que sigue siendo funcional. Quiero borrar esa imagen de que somos santas, mágicas o mejores. La verdad es que no tenemos esa obligación. La única obligación es con nosotras mismas y nuestra evolución como seres humanos.

Tu carrera se ve muy glamorosa y llena de mujeres, ¿has sufrido discriminación por ser mujer?
Claro. El simple hecho de entrar como locutora de cabina de radio comercial (cuando habían sacado de ésta a todas las mujeres), fue rudo y muy difícil. La verdad más que mi incipiente talento, el éxito fue una combinación de mi terquedad, obra de la fortuna y la complicidad con alguien joven que pensaba que la prohibición de voces de mujeres en la radio comercial era un absurdo.

¿México tiene remedio?
Lo que debemos sanar es a nuestra sociedad. La forma en que vemos el mundo. Nuestro consumismo distractor. La abismales diferencias sociales. Nuestros prejuicios. El capitalismo salvaje.

Platícanos de tu libro…
Éste es mi quinto libro. Los otros casi siempre recopilaban artículos, información, entrevistas y su objetivo era dar voz a quienes no les ofrecerían hacer un libro o prestarles un micrófono. En este caso, Las 50 sombras de Fer, es un libro que habla de la inclusión, el respeto absoluto a las diferencias, la reglas para una mejor convivencia (no sólo en la cama, sino hasta en la vida de a pie) y sobre todo la desacralización de la carne para llegar a un goce pleno de nuestro ser.

Eres abierta, tal vez, demasiado ¿cómo lidias con la críticas?
Una crítica es como si alguien se acercara a ti con un montón de cachivaches que tiene esa misma persona en su casa y te los avienta encima. Hurguen en ello buscando algo útil, bonito, interesante o funcional, cual si fueras piscador de basura y lo demás regrésalo a quien le pertenece.


Las 50 sombras de Fer es un libro con imágenes espectaculares y gran calidad que muestra una visión ética, y por momentos hasta lúdica, de la magia y el poder del erotismo.


¿De qué te arrepientes en la vida?
No veo nada como una pérdida de tiempo, porque al fin y al cabo alguna enseñanza rescatamos. Es como si tardásemos más de un semestre en cursar una materia que va seriada y no se puede saltar. Pero sí podría haberme ahorrado siete años de un noviazgo de 14, así como la compra y construcción de una casa en un terreno federal en Morelos. Aunque lo bueno fue que esa pesadilla después se convirtió en un stand up comedy. Además unos dos programas de radio que fueron un total desastre.

Pide un deseo…
La paz mundial, ríe, “N’ombre, hum….”
Pagar mis deudas completas antes de finalizar 2018.

¿Te gusta viajar?
Es mi gran pasión. He recorrido tres cuartas partes del mundo sobre la superficie y una tercera parte por debajo del agua practicando buceo con mi marido.

¿Cuál es tu destino favorito?
Mi propio hogar. Si debe implicar el hecho de salir a unas cuantas cuadras, San Jacinto. Si no, cualquier parque de Disney, la verdad es mi gusto culposísimo.

¿Cómo se llega a la cima?
Seguramente cuando te das cuenta que no hay donde por dónde seguir subiendo.

¿Qué admiras de una persona?
Cualquier cosa: ojos, labios, nalgas, congruencia, elocuencia, inteligencia. Tantos detalles.

¿Eres religiosa?
No soy religiosa, pero tengo una vida espiritual intensa, profunda y profusa.

¿Cuál es tu mejor consejo de viaje?
Disfruta los preparativos aunque estos sean complejos. Disfruta el camino, que sin duda será lo más interesante y aleccionador. Ve el paseo como toda una aventura donde nunca saldrán las cosas como las planeaste y cuando regreses recuérdalo a la lejanía, se verá muy diferente.

Sus preferidos:

Música: escucho muchos géneros musicales.
Me quedo con el rock
Libros: El Principito, Antoine de Saint-Exupéry.
Tao Te Kin, Lao Tse.
Las Nieblas de Avañaon, Marion Zimmer Bradley.
La trilogía de Cuando falla la gravedad de Alec Effinger.
Bebida: margaritas frappé de tamarindo.
Comida: croquetas de jamón y nuez,
que hace mi madre; mole negro y postres.
Hobbies: colecciono y hago casas de muñecas.

Tags : Fernanda Tapia el torbellino de los medios