close

IN Flight

IN Flight

Viajes largos: ¿qué hacer antes y durante?

Por: Baruch Díaz – Jefe de la Clínica del Viajero UNAM.

En un estudio que la Clínica del Viajero de la UNAM realizó a 600 usuarios del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) en 2014 se investigaron algunos factores de riesgo para la salud relacionados con vuelos largos (mayores de cuatro horas). En los resultados destaca la gran cantidad de viajeros (63%) que desconocen los factores de riesgo asociados con complicaciones durante y después del vuelo, y también la muy baja proporción de viajeros que consultan a un médico antes de un viaje internacional (uno de cada 10).  A pesar de que una gran cantidad de los encuestados presentaba al menos un factor que podría elevar las probabilidades de padecer complicaciones de salud.

¿Cuáles son los factores que, sumados, pueden aumentar los riesgos para la salud relacionados con un vuelo largo?

En general, una edad mayor a 60 años, aunque no es suficiente. Relacionadas con el itinerario: cuatro escalas o más, múltiples vuelos en un periodo menor a 28 días, vuelos mayores a cuatro horas, y si son más de ocho  horas el riesgo se multiplica.

Relacionadas con el viajero: alguna enfermedad preexistente (diabetes, hipertensión), fumar, presencia de várices y alguna cirugía reciente (últimos tres meses).

En mujeres, el uso de anticonceptivos orales, inyectables o en parche y el embarazo aumentan el riesgo.

Relacionadas con nuestras medidas: altura menor a 165 cm o más de 185 cm, padecer sobrepeso u obesidad.

¿QUÉ HACER ANTES Y DURANTE UN VUELO DE VARIAS HORAS?

  1.  Usa ropa cómoda y holgada durante tu estancia en el avión.
  2. Mantente hidratado (consume un vaso de agua cada cuatro horas).
  3. Haz en tu asiento ejercicios de flexión y extensión de rodillas, tobillos y dedos de los pies cada cuatro horas.
Foto: Shutterstock.

¿QUÉ NO HACER?

  1.  Evita consumir medicamentos que provoquen sueño por periodos prolongados.
  2. No duermas por periodos mayores a  seis horas continuas.
  3.  Evita consumir en exceso bebidas cafeinadas o con alcohol, opta por bebidas con electrolitos.

¿Y LA DIETA?

Normalmente un vuelo largo se acompaña de cambios en el horario y en el ciclo de sueño-vigilia, por lo que te costará adaptarte a nuevos horarios para dormir, sobre todo, si la diferencia de horario es igual o mayor a cuatro horas. Algunos tips para antes y durante el viaje son:

  1. Consume alimentos ligeros por lo menos dos horas antes de abordar.
  2. Las dietas ricas en fibra y bajas en grasas son ideales para evitar malestares durante el vuelo.
  3. Las alergias y las complicaciones gastrointestinales son frecuentes durante un vuelo. Si eres alérgico a algo, mantienes un régimen alimenticio especial (vegetariano) o padeces una enfermedad que limite tu consumo de ciertos alimentos o condimentos (como hipertensión, diabetes o enfermedad renal) debes informar a la aerolínea inmediatamente después de adquirir tu boleto de avión, o por lo menos una semana antes del abordaje. Todas las aerolíneas cuentan con un servicio especializado para la preparación de alimentos, que contempla más de 30 dietas diferentes.

Las medidas preventivas de salud relacionadas con los vuelos prolongados son sencillas y fáciles. Es importante no automedicarse y consultar a un médico especializado en viajes para obtener la información más segura y efectiva que nos permita gozar de buena salud antes, durante y después de la travesía.

Visita el sitio web de la Clínica de Atención Preventiva del Viajero de la Universidad Nacional Autónoma de México, de preferencia tres a cuatro semanas antes de un viaje. Así podrás contactar a expertos en el tema y obtener la información más confiable para tu itinerario.

LEER MÁS
IN Flight

Niños Viajeros

Alrededor de 10% de los más de mil millones de viajeros en el mundo son niños…

Por: Baruch Díaz – Jefe de la Clínica del Viajero UNAM.

A pesar de la enorme cantidad de infantes viajeros, ellos son los que menos reciben atención y cuidados preventivos de salud previos a un viaje internacional.

Pedir consejo médico antes de un viaje es importante, porque disminuye hasta en 78% la probabilidad de enfermar durante éste; las recomendaciones más comunes se concentran en padecimientos gastrointestinales, problemas dermatológicos como mordeduras de insectos y quemaduras solares, enfermedades que causan fiebre como la malaria e infecciones respiratorias.

Antes de viajar con niños se debe revisar, actualizar y en caso necesario adelantar los esquemas de vacunación incluidos en las cartillas. Las enfermedades más frecuentes prevenibles por vacunación con alto riesgo de adquirirse en un itinerario hacia África subsahariana, Asia y Europa son sarampión, paperas (parotiditis), varicela, tifoidea (fiebre entérica) y meningococo.

Durante el vuelo es común que los niños sientan molestias en el oído y problemas con el sistema del equilibrio (mareos y náuseas), en especial las niñas entre 2 y 12 años. Algunos consejos para evitarlos son:

  • Elegir asientos al lado de la ventanilla del avión, y de preferencia a la altura de las alas, sección en donde se registran menos movimientos.
  • No ingerir alimentos en abundancia ni bebidas dulces o gaseosas por lo menos dos horas antes de abordar.
  • Incluir en el botiquín de viaje un medicamento para el mareo, previamente prescrito por un pediatra.

Es importante dar aviso a la aerolínea con dos semanas de anticipación mínimo en caso de requerir alguna dieta especial, alguna fuente de oxígeno suplementario o espacio adicional. Todos los medicamentos, incluyendo las fórmulas lácteas y leche materna se pueden llevar a bordo del avión, sin embargo, es necesario revisar las condiciones en las que se deben transportar con anticipación.

En el itinerario es frecuente que los viajeros en las edades extremas de la vida (incluyendo niños) sean vulnerables a los cambios súbitos de temperatura y la deshidratación por lo que se recomienda alternar períodos cortos de actividad física continua con periodos de descanso y evitar las horas del día con altas temperaturas para llevar actividades al aire libre -antes de las 11h y después de las 16h-.

El uso de ropa de manga larga, pantalones, sombrero y bloqueador solar evitará la exposición a los rayos ultravioleta (UV) a lo cuales son más sensibles los niños, se recomienda elegir aquellos de baja absorción, que protegen contra rayos UV A y B y con un Factor de Protección Solar (FPS) alto (mayor al 30%), por ejemplo, sustancias como las micro partículas de Zinc o titanio.

Otras recomendaciones son tomar en cuenta el uso de repelentes, medicamentos para tratar la diarrea adecuados para su peso y edad, y solicitar información de salud específica para el itinerario en el sitio web de la Clínica del Viajero de la Universidad Nacional Autónoma de México de tres a cuatro semanas previas al viaje.

DATOS DUROS

10% de los más de mil millones de viajeros a nivel mundial son niños.

78% es la disminución de la probabilidad de enfermar al realizar un consejo médico pre viaje.

En el vuelo las molestias más frecuentes en los niños se concentran en el oído.

LEER MÁS
1 2 3
Page 1 of 3