Inés Sainz… Todo bajo control

Revolucionó el rol de las mujeres en el periodismo deportivo en México, anda de arriba para abajo por el mundo, tiene una familia espectacular y nada ni nadie la detiene.

Por Armando Tovar

En Air Femme adoramos a las mujeres viajeras, a las mujeres trabajadoras, a las mujeres independientes, a las mujeres que ante las broncas siempre encuentran el modo de salir adelante, cueste lo que cueste.

Mujeres como Inés Sainz, quien, guste o no guste, revolucionó el rol que jugaban las mujeres en el periodismo deportivo en la televisión mexicana: el decorativo. Con seriedad, profesionalismo y entrega se ganó cada gramo de la fama que hoy tiene y, de paso, abrió camino para una generación de mujeres que hoy ocupa espacios en los principales programas y canales deportivos.

La hemos visto viajar por todo el mundo cubriendo Mundiales, Olimpiadas, Super Bowls, peleas de box y un largo etcétera, y de paso entrevistar a todas las estrellas de las canchas que se le atravesaron en el camino: Messi, Ronaldo, Manny Paquiao, Tom Brady, you name it. Hoy la vemos bajar sonriente por las escaleras de su departamentazo de dos niveles en una zona residencial de la Ciudad de México y nos recibe con un: “¡Hola! ¡Bienvenidos, muchas gracias por venir!”.

“Hagamos las fotos primero y después platicamos con calma”, pidió Inés. Eso hicimos. César, nuestro fotógrafo, montó su kit de iluminación e hizo unos tiros de prueba, Flash, flash y dijo: “Ya está”. Lo que no se esperaba fue el “a ver, enséñame” que le recetó Inés.

“Mmm, no me convence la luz, mejor baja un poco esta lámpara para matar la sombra, acerca más esta otra para iluminar bien las piernas y ajustemos un poco el fondo”, dijo Inés que tomó el control total de la sesión, cuidando cada detalle, no en plan diva insoportable sino con la seguridad que uno tiene después de años de estar de ese lado de las cámaras y los flashazos.

Tras las fotos nos instalamos en una de las salas y nos seguimos con la entrevista.

¿Cuál es tu idea de un viaje perfecto?

El viaje perfecto es aquel que desde la planeación sabes que vas a descubrir lugares mágicos, lugares nuevos y que las experiencias te van a permitir recordarlo siempre. El viaje perfecto necesita tener a las personas indicadas, para mí, los mejores viajes son en familia con mis hijos y mi esposo. Por ejemplo, ahora que viene Rusia, que me los voy a llevar, estoy muy entusiasmada porque sé que para ellos va a ser encontrar una nueva cultura, el descubrir una forma de vida diferente en un país tan apasionante y tan diverso. El viaje perfecto es ese en el que estás acompañado de las personas perfectas y que sabes que al lugar donde vayas le vas a sacar el máximo jugo posible.

¿Cuál es tu lugar favorito?

Aquí en México, me encanta Acapulco. Es un lugar en el que sé que voy a estar en familia, relajada y sin preocupaciones. Cuando sé que viene un viaje largo, que voy a estar fuera de casa por más tiempo, procuro irme para allá y darme ese tiempo de pausa, para recargar baterías y seguir adelante.

¿Qué es lo que jamás puede faltar en tu maleta?

Unos tenis para salir a correr. Correr es un deporte que adopté porque con tanto viaje es difícil que en todos a los lugares a donde vayas haya un gimnasio adecuado o puedas practicar algún deporte, entonces dije, me pare donde me pare puedo correr. Además, descubres ese lugar desde otra perspectiva porque vas callejoneando y viendo lugares lindos. Descubres el mundo corriendo.

 

¿Cuál es tu mayor miedo?

El perder el balance entre mi trabajo y mi familia, que el trabajo me gane y me quite tiempo de mis hijos. Cuando tienes hijos, la planeación de un viaje cambia mucho, ya no te quieres ausentar tanto tiempo de casa. Antes, con la mano en la cintura, hacía viajes de mes y medio, dos meses, sin embargo, cuando llegan los niños, cuando la escuela no te permite sacarlos y estarlos llevando a todos lados. Ahí es donde dices, prefiero ir más veces, pero menos tiempo para que las ausencias no sean largas.

¿Qué ese so que te puede hacer explotar y cómo lo manejas?

Soy un poco impaciente y un poco controladora. Soy muy entregada a lo que hago y entonces lo que me gusta es que cuando armas un equipo, que tu equipo reaccione a la par de las expectativas. Que alguien no haga su trabajo, me saca de quicio. La falta de compromiso de la gente, la falta de seriedad no me gusta, pero también sé que lo tengo que controlar. No todo el mundo es como yo, hay gente que le sale la vida muy bien, tomándosela muy, muy, muy ligera y ya.

Por ejemplo, yo, todas las notas que hago, todo lo que entrego, todo va perfectamente revisado, yo no soy de las que van graban y “ahí se los dejo a ver cómo sale”, yo me quedo, reviso las tomas, soy muy perfeccionista. Finalmente, quien queda bien o queda mal, eres tú mismo.

En el mundial pasado, muy lindos mis colegas periodistas votaron por mí como la mejor periodista de la copa, sin distinción de género, y lo hicieron porque me vieron cómo trabajo, saben que estoy al alba haciendo los reportajes, las notas, voy a los partidos, me quedo hasta el final, reviso mis notas. Se dieron cuenta que era la primera en llegar y la última en irme. Es padre porque la gente lo reconoce, pero lo más lindo es que al final el resultado sale bien.

¿Cuál es la cualidad que más valoras en una persona y por qué?

La lealtad, la honestidad, la sinceridad, el que te digan las cosas de frente y sin rodeos. Que sean personas que legítimamente te quieren, el saber que cuentas con ellas y que ellas cuentan contigo, creo que es básico. También el buen humor, para mí es muy importante el reír, tener esos momentos de que la vida es muy simple. Mi marido, por ejemplo, me hace reír mucho, es muy simpático, es una de esas personas que hacen que disfrutes mucho la vida.

¿El sentido del humor es básico para una buena pareja?

Eso y el dejarte ser. No es fácil que, en una sociedad como la mexicana, un hombre te deje viajar por todo el mundo, que sepa que andas por allá y que te diga: “Órale, gorda”, y que siempre impulse tus sueños. Tanto él como sabemos que contamos el uno con el otro y que cualquier locura que se nos ocurra va a ser apoyada por el otro, eso es básico en una pareja.

¿Si pudieras cambiar algo de tu personalidad, qué sería?

A lo mejor ser menos impaciente, a mí me gusta la puntualidad y en México no es la principal cualidad, entonces me gustaría ser menos desesperada y tener un poquito de más calma.

Tengo como dos facetas, en el tema profesional soy exageradamente profesional, exageradamente enfocada en mí trabajo, me gusta hacer presentaciones perfectas, llevar contenidos muy superiores a lo que puede esperar la gente, pero en el ámbito de mi familia, mi esposo me dice: “Eres un barco con los hijos”.

De no haberte dedicado al periodismo deportivo, ¿qué otro camino te hubiera gustado tomar?

Soy abogada de profesión, tengo una maestría en Derecho Fiscal, después hice otra en Administración de Negocios de Futbol, para empatar mis dos actividades, pero seguramente hubiera dedicado mi tiempo a ser abogada.

¿Cuál ha sido el mayor desafío que has enfrentado y cómo le hiciste para salir adelante?

Un momento clave en mi carrera, fue cuando confronté un poco la autoridad de José Ramón Fernández para poder hacer mi programa, sacarlo al aire pese a que él no quería. Ahí empecé a decir yo voy a luchar por lo que quiero indistintamente de quien esté enfrente.

También ganarme la credibilidad y que la gente no diga: “Ay, está ahí porque es la güerita”. No, es la niña que sabe, la niña que se mueve y consigue las entrevistas, la que tiene acceso a donde nadie más llega. Esa parte me costó mucho trabajo que la gente creyera en mi palabra deportiva y que no nomás me viera.


“Siempre que he querido hacer mi trabajo, he encontrado respeto, he encontrado profesionalismo, he encontrado gente dispuesta abrirme las puertas para hacerlo”


Tu preparación tiene que ser constante, estar en boga todo momento. Como líder de opinión, la gente está esperando qué viene de ti. Esa parte creo que fue determinante en el éxito de mi carrera y el hecho de que hoy represente a más de 10 marcas como spokeperson.

Cuando yo llegué al deporte, era meramente masculino, no había mujeres hablando del deporte, entonces llegar a no sólo querer ocupar un lugar, sino a crear un estilo diferente, a establecer bases de cómo me gustaba trabajar, era un reto muy importante. Hoy con mucho orgullo veo como cada espacio deportivo tiene una mujer, hoy para nosotros es común. Tú prendes la tele y canal que le pongas que haya algo deportivo, habrá una mujer, algunas con papeles más relevantes, algunas con papeles menos relevantes, pero siempre hay mujeres y eso no ocurría antes.

Vivimos tiempos de cambio con movimientos como #MeToo o #EqualPay, desde tu experiencia, ¿ves mejorías en las situaciones de acoso, abuso o exclusión contra las mujeres?

Yo nunca he tenido problema para desempeñar mi trabajo, incluso el tema de los Jets de NY, fue un caso en el que yo salí a explicar que no pasó nada en ese vestidor, el reclamo lo hicieron otras periodistas que entraron al vestidor y que dijeron que me habían incomodado y no sé qué, y después salió que ellas formaban parte de un gremio que estaba luchando porque la NFL les diera más beneficios, entonces para ellas fue fácil decir, mira vamos a usar esto para esto.

La realidad es que yo siempre que he querido hacer mi trabajo, he encontrado respeto, he encontrado profesionalismo, he encontrado gente dispuesta abrirme las puertas para hacerlo. Creo que todo está en el trato que tú des, en la posición que tomes y en el respeto que te has ganado a lo largo de los años. Hoy en día, mis giras son a través de los mejores clubes del mundo, con las mejores selecciones del mundo, y lejos de encontrar puertas cerradas, encuentro puertas abiertas, gente que sabe que voy a hacer un trabajo profesional, jugadores que saben que los voy a entrevistar de una manera amable pero siempre seria y respetuosa. Para mí no es que haya cambiado, para mí es que yo establecí una forma en la que me gusta trabajar y he logrado que en donde me pare, esa forma se sigue utilizando.

¿Qué le dirías a todas esas mujeres que día a día enfrentan situaciones de abuso, tanto físico como emocional, en sus casas y en sus oficinas?

El respeto que los demás te manifiestan, comienza con el respeto que te tienes. No importa lo que cobije mi imagen, mi postura es de una mujer seria, de una mujer trabajadora, de una mujer que viene a hacer lo suyo, si alguna vez recibes algún comentario, en vez de enojarte y hacer aspavientos, hay que decir: “Te estás equivocando, conmigo las cosas no son así”, y seguir trabajando.

Les recomendaría ser muy seguras de sí mismas, el ser mujeres no pone en tela de juicio si vas a hacer bien o no un trabajo. La seguridad en tus proyectos, en tus cosas es básica, eso y que te apasione lo que haces. La coherencia entre lo que haces, lo que dices y lo que pretendes.


LA ÚLTIMA CANCIÓN QUE LA OBSESIONÓ

“Girl on Fire”, de Alicia Keys. “This giiiiirl i son fireeeeee! Jajaja. ¡Qué horror! ¡Se me quedó pegada muchísimo tiempo!”


FRASE FAVORITA

“’El no, se lo dan a todo mundo. El sí se trabaja’ Yo siempre salgo con la idea de buscar el sí. Cuando a mí me dicen ‘esto por aquí no se puede’, yo digo, no es que no se pueda, es que no hemos encontrado la manera”


KIT DE BELLEZA BÁSICO

“Un suero, crema, balancer, pore cleanser y un buen desmaquillante. Todas las cremas que uso son a base de agua. O HUI es una marca coreana que me encanta”

Abrir chat
¿Ya conoces nuestra promoción?