Conoce los SEGUROS que debes adquirir

Independientemente de los roles que desempeñen los hombres y mujeres, es indispensable que las mujeres estén bien aseguradas.

 
CONSIDERA LOS TIEMPOS DE ESPERA

El primer seguro que debes contratar, si es que aún no lo tienes, es el seguro de Gastos Médicos Mayores (GMM), ya que tener esta póliza puede representar un esfuerzo, pero tener que cubrir por tu cuenta los gastos de alguna enfermedad o accidente que requiera hospitalización, un médico especialista, medicamentos y hasta rehabilitación, pueden acabar con tu patrimonio e incluso ahogarte en deudas de por vida.

Recuerda que los seguros de GMM tienen periodos de espera que deberás conocer para tener la información clara de qué te cubrirá y a partir de cuándo. Por ejemplo, si deseas tener hijos, los partos y los mismos hijos no tendrán cobertura sino hasta pasados 10 meses después de que tu póliza entre en vigor.

Hay padecimientos que tienen diferentes periodos de espera, que pueden ir de las 24 horas hasta los cuatro años. Estos vienen detallados en tu contrato y es sumamente importante que los conozcas.

Sin embargo, esto no quiere decir que si tienes un padecimiento ya no seas una persona “asegurable”, solo significa que pasarás por un proceso de selección y que la compañía aseguradora te dirá qué te cubre y a partir de cuándo.


PIENSA EN TU FUTURO

En segundo lugar, debes tener un seguro de ahorro para el retiro, ya que la única persona que cuidará del adulto mayor que mañana serás es la joven que eres hoy. Sin importar la labor que desempeñes, es indispensable que comiences a ahorrar para tus años dorados cuanto antes.

Entre más joven comiences a ahorrar, mayor será el beneficio que obtengas en tu etapa de retiro. Estos planes, además, te ofrecen la flexibilidad de recibir tu ahorro en una sola exhibición o en rentas mensuales vitalicias, lo que los hace sumamente atractivos.

“Más vale tenerlos y no necesitarlos que necesitarlos y no tenerlos”.


¿Y SI YA NO ESTÁS?

El tercero es un seguro de vida; su finalidad es reemplazar los ingresos que se perderán en caso de tu fallecimiento. Si tienes un ingreso, entonces habrá que sustituirlo con una suma asegurada y si eres ama de casa, entonces habrá que generar un respaldo económico para que la otra parte pueda enfocarse en los dependientes, sin poner en riesgo su trabajo.

Es importante contar con una suma asegurada por lo menos igual o mayor a cinco años de gasto corriente. Existen varios tipos de planes de seguro de vida. Si te acercas con el asesor correcto, encontrarás el que se adapte a tus necesidades y presupuesto.

Recuerda que los dos requisitos más importantes para contratar un seguro de vida son salud y juventud; mientras goces de ambos será más sencillo y accesible contratarlo.

Existe también en el mercado un seguro que fue diseñado específicamente para las mujeres que combina la protección por fallecimiento e incapacidad, el ahorro y el apoyo en caso de presentarse alguna enfermedad propia de la mujer como cáncer de seno. Actualmente, el riesgo promedio de una mujer de padecer este tipo de cáncer en algún momento de su vida es, aproximadamente, de 13%, es decir 4 de cada 30 mujeres.

Antes de contratar un seguro, te recomiendo que te acerques con un profesional para que te asesore y recomiende el que se adapta a tus necesidades y presupuesto.

 

Álvaro Aldrete

Es conferencista y asesor profesional de seguros desde 2006, experto en ahorro y retiro. Autor de varios libros en Grupo Editorial Planeta México y director de Aldrete & Asociados. 

Síguelo en Instagram: @alvaroaldretem

Abrir chat
¿Ya conoces nuestra promoción?