close
IN Flight

Cuida tu oído antes y durante el vuelo

Foto: Shutterstock

Por: Dr. Raúl Ortiz Hofmann / Otorrinolaringólogo y Cirujano de Cabeza y Cuello

En un mundo globalizado, cada día es más común que tomemos algún avión, ya sea para una travesía de placer o de negocios. Es muy importante que conozcamos algunas recomendaciones de cómo prepararnos antes de subirnos a un vuelo , o qué hacer durante el mismo, para evitar algunas molestias y complicaciones en el oído por un cambio de presión brusco.

BAROTRAUMA

Se define como un traumatismo provocado por cambios súbitos de presión. Se origina por diferentes circunstancias o actividades tales como el buceo, el descenso de una pendiente en automóvil, paracaidismo, o al realizar un vuelo en avión.

En el cuerpo humano existen diferentes cavidades que se encuentran llenas de aire, como los oídos, los senos paranasales y pulmones por mencionar algunas. Cualquier cambio en la presión dentro de dichas cavidades, ya sea aumento o disminución de la misma -especialmente si ocurre de manera súbita-, puede traer consecuencias graves tanto anatómicas como funcionales.

En el caso específico de los oídos, los síntomas presentados más comunmente al ocurrir variaciones súbitas de presión son: la sensación de presión u oído tapado (plenitud ótica), dolor de oído (otalgia), zumbido de oído (acufeno), disminución de la audición (hipoacusia), egofonía (escuchar nuestra misma voz en el oído), mareo, inestabilidad, vértigo, chasquidos, o un dolor muy intenso que puede culminar con la ruptura del tímpano y sangrado a través del conducto auditivo externo.

Si bien, la mayoría de los síntomas no son graves y se resuelven de forma espontánea o en pocos días, algunos persisten por mucho tiempo después del vuelo, y en caso de ser así, es recomendable visitar al médico otorrinolaringólogo para que realice un examen detallado del oído. Las complicaciones más graves son un derrame de líquido dentro del oído (otitis media serosa), hemorragia o una perforación del tímpano.

En la actualidad las cabinas de los aviones están presurizadas, lo que hace que estas variaciones en las presiones sean mínimas; sin embargo, diferentes padecimientos pueden promover o agravar los síntomas, como una rinitis alérgica descontrolada, un cuadro gripal, la presencia de un tabique nasal desviado, pólipos nasales, cornetes agrandados, crecimiento excesivo de amígdalas y adenoides, infecciones del oído medio: o ser un infante, debido a que la Trompa de Eustaquio es más corta, estrecha y horizontal que en los adultos.

RECOMENDACIONES

Aquí algunos consejos que pueden ayudar a disminuir la probabilidad de presentar molestias o complicaciones durante el vuelo en los oídos.

  • Tratamiento previo al vuelo de condiciones subyacentes (rinitis alérgica aguda, poliposis nasal, desviación del tabique nasal, cuadros gripales).
  • Masticar chicle.
  • Beber abundantes líquidos que no contengan cafeína.
  • Realizar en forma repetitiva maniobras de Valsalva (bostezar, deglutir, inflar globos pequeños).
  • Uso de chupón o biberón durante el descenso en niños menores con problemas en la función de la Trompa de Eustaquio.
  • Mover de un lado a otro la mandíbula para generar apertura de la trompa de Eustaquio.
  • Colocar dos gotas en cada fosa nasal de vasoconstrictores como la nafazolina u oximetazolina para disminuir la congestión e inflamación de la mucosa nasal.
  • Mantenernos despiertos para poder realizar todas las maniobras antes mencionadas, principalmente durante el despegue y el aterrizaje.
  • Ibuprofeno o paracetamol 30 minutos antes del despegue o aterrizaje si se sabe de antemano que se presenta dolor de oídos con frecuencia.

Tags : BAROTRAUMACuida tu oído

Leave a Response