Proyecta lo que desea

Por: Maryán Iglesias y Vanessa Trejo, Fundadoras de Imagen Efectiva MV

¿Cuántas veces te has escuchado o visto en una grabación y piensas “no parezco yo”?  La imagen es precisamente eso qué perciben los demás de ti y, lamentablemente, a veces no coincide con el concepto que tenemos de nosotros mismos.

Una imagen congruente es el terreno más deseado, es decir, acortar lo más posible la distancia entre lo que deseamos transmitir y lo que se percibe al exterior.

Con ello en mente, a continuación te compartimos algunos aspectos que participan en este proceso, de tal manera que puedas trabajar y ser consciente de ellos.

  • Aroma

El sistema olfativo nos ayuda a detectar rápidamente olores nuevos y extraños, pero se cansa rápido, experimenta lo que se denomina “fatiga olfativa”; al paso de algunos minutos, el cerebro empieza a filtrar como información inútil los olores habituales.

Considerando lo anterior, es posible que no percibamos nuestro propio aroma; esto incluye el corporal, el de las prendas de vestir y el aliento.

Respecto a este último, es importante considerar que la ingesta o no ingesta de alimentos contribuye a ciertos procesos gastrointestinales que se manifiestan con un mal olor. Fumar y tomar café son hábitos que producen aromas característicos y no siempre agradables.

También hay que mencionar que nunca se debe usar una misma prenda dos veces. Las moléculas emitidas por la transpiración y aroma corporal se activan con el calor cuando usas la prenda por segunda ocasión, pero además de manera más intensa y concentrada; lo cual no contribuirá en la proyección de pulcritud, higiene y limpieza.

Tomando en cuenta lo anterior, te recomendamos preguntar a una persona de toda tu confianza respecto a los aromas que te caracterizan; puede ser que obtengas información reveladora y probablemente incómoda, pero te aseguramos que tomar cartas en el asunto hará toda la diferencia en tus acercamientos con otras personas.

  • Expresiones  corporales

Grabarte en diferentes situaciones y contextos, con la finalidad de analizarte será de gran ayuda en la efectividad de la comunicación no verbal.

Como bien dicen: “Entre la palabra y el cuerpo, hay que creerle al cuerpo”.

Difícilmente podemos controlar toda nuestra expresión corporal; sin embargo, en la medida que nos conozcamos tendremos mayor dominio no solo de la gesticulación, también del uso de manos, piernas, movimientos de cabeza, desviación de la mirada y tensión facial.

Recuerda, en la comunicación e imagen siempre buscamos la congruencia, la alineación del mensaje verbal y corporal.

  • Volumen de voz

La forma en que escuchamos nuestra voz se da por dos vías: la aérea (el sonido emitido, que viaja a través del aire y entra por el oído) y la interna, que se transporta a través de nuestra estructura ósea mediante los tejidos de la cabeza, que por sus características, refuerzan las vibraciones de baja frecuencia, las cuales dan ese tono más grave a nuestra voz.

Debido a que la vía interna predomina, solemos escucharnos con voz más grave. Es decir, tenemos la percepción de que nuestra voz es más grave de lo que es para las otras personas.

Vale la pena tomar en cuenta que el volumen de voz, tono, ritmo, énfasis y cadencia proyecta aspectos de nuestra personalidad, estado de ánimo y seguridad. Es importante que te observes en situaciones regulares y extraordinarias. La respiración, tono de voz, vibración y velocidad están ampliamente relacionadas; trabajar la respiración diafragmática es fundamental para el mejor control del desempeño verbal y fonético.

Usa tu cuerpo para reforzar lo que estás diciendo o queriendo proyectar. Movimientos repetitivos sin sentido o manipuladores (jugar con algún objeto, rascarse o acariciar alguna parte del cuerpo, jugar con el pelo) no sólo son distractores, también son expresiones que relacionamos inmediatamente con inseguridad, timidez y ansiedad.

Abrir chat
¿Ya conoces nuestra promoción?