KETO: la dieta de moda y cómo hacerla saludablemente

Por: Debhora García, Coordinadora de Nutrición en Clínicas VIME

Seguramente has escuchado por ahí la palabra cetosis o keto y tal vez sepas que se refieren a una dieta, la cual parece constar de muchas grasas y proteínas, ésta es la famosa dieta cetogénica, pero déjame contarte en qué consiste realmente.

Para empezar, hay que entender que los carbohidratos son nuestra fuente principal de energía. La dieta cetogénica justamente tiene la característica de ser muy baja en carbohidratos, menos de 60g al día (para que te des una idea una rebanada de pan de caja tiene 15g). La disminución de carbohidratos se realiza para inducir al cuerpo a que busque otra fuente de energía y así haga un cambio metabólico, la famosa cetosis, y de esta forma poder utilizar la grasa corporal como fuente de energía.

En algunas dietas cetogénicas se deja casi de manera libre y predomina la grasa saturada (alimentos como mantequilla, tocino, muchas carnes rojas), la cual en realidad debemos limitar.

Un manejo correcto y más saludable es consumir grasas provenientes de fuentes como el aceite de oliva extra virgen, salmón.

En cuanto a las proteínas, el aporte de éstas tampoco debe ser un consumo libre, hay que calcularlo de acuerdo a las características de cada persona. Un consumo excesivo de proteínas sí puede afectar la salud, sobre todo a los riñones.

La hidratación es otro punto que a veces se deja de lado y resulta fundamental. Al tratarse de una dieta diurética se pierden líquidos y también minerales por la orina, los cuales, de no reponerse, pueden causar síntomas como náusea, mareo, dolor de cabeza, calambres y cansancio.

Como ya leíste, para poder hacer la dieta baja en carbohidratos hay que eliminar varios grupos de alimentos, pero se ponen en riesgo otros nutrientes como las vitaminas y minerales. Al no reponerse, podrían causar problemas graves como deficiencias como pérdida de cabello, descalcificación, calambres o enfermedades respiratorias por un sistema inmune deficiente.

Es por eso que una dieta cetogénica jamás se debe llevar a cabo sin una adecuada suplementación.

Muchas veces he tenido pacientes que llegan a consulta con la prisa de iniciar una dieta cetogénica; sin embargo, primero hay que hacer una evaluación, ya que el profesional de la salud necesita saber la historia clínica completa del paciente. Desde antecedentes heredofamiliares y personales, consumo de medicamentos y/o suplementos, alergias.

También es importante recurrir a estudios de laboratorio, ya que a veces hay ciertas condiciones que se tienen que corregir antes de iniciar la dieta, por ejemplo, una anemia.

Esta dieta de manera correcta, es decir, bajo la supervisión de un profesional de la salud, tiene un impacto positivo en la salud.

Por ejemplo, las clínicas VIME son especialistas en dieta cetogénica, además siguen una metodología interdisciplinaria que incluye: nutrición, fisioterapia y psicología para que el seguimiento del paciente sea de manera integral.

También es importante saber que esta dieta se utiliza para la pérdida de peso y para mejorar niveles de glucosa, insulina, colesterol, triglicérido.

Abrir chat
¿Ya conoces nuestra promoción?