close

Si a pesar de la dieta y el ejercicio, tu metabolismo ya no quema grasa, te explico qué es lo que puede estar sucediendo y cómo remediarlo.

 

Por Adrián Gioia

¿Cansada de ir al gimnasio y no obtener resultados?

No desesperes: lo más probable es que tu cuerpo se haya acostumbrado a la misma rutina y ya no percibas ni quema de calorías ni tonificación, ni aumento de músculo. Sucede lo mismo con las seguidoras de dietas crónicas, cuyos metabolismos, cansados de regímenes restrictivos, comienzan a segregar cortisol, hormona asociada al estrés, que hará todo lo posible para que almacenes grasa, consumas músculo -que deja de crecer- y retengas líquidos.

Confusión muscular

En ese caso, lo mejor será relajarte –solo un poco, eh- con tu plan alimentario y encarar algo nuevo en materia de ejercicio. Aquí, la palabra clave es “confusión muscular”. ¿Qué significa? Sacar a tu cuerpo de su zona de confort y sorprenderlo, cada día, con nuevos ejercicios, que despierten y aceleren tu metabolismo. Lo que quiero decir es que si cada mañana te subes a la caminadora y corres a la misma velocidad, durante el mismo lapso de tiempo sin resultados evidentes, ésto no está funcionando. Tu cuerpo se acostumbró a lo de siempre y está economizando al máximo cada caloría, con lo que tu esfuerzo diario es, lamentablemente, en vano.

 

Pero la solución es muy sencilla: ¿has oído del entrenamiento funcional? Pese a que últimamente se puso de moda, existe desde hace décadas y, como su nombre lo indica, ayuda al cuerpo a funcionar mejor en tu vida cotidiana. Este programa puede ser tan complejo o simple como tú quieras: la diferencia estará en la cantidad de peso que cargues, la velocidad de tus movimientos y las pausas que te tomes entre serie y serie.

Sorprende a tu anatomía

Finalmente, van dos aclaraciones: primero, el entrenamiento funcional no es CrossFit. Segundo, el funcional combina ejercicios de resistencia, cardio –aeróbicos-, boxeo, pesas y TRX –ejercicios de suspensión a través de un arnés-, que además de divertir y mantener motivados a sus seguidores, permite quemar grasa aún 18 horas después de terminada la clase y un promedio de 700-1000 calorías en apenas 60 minutos.  También incluye HIIT, método que alterna períodos de ejercicio anaeróbico intenso corto con otros menos intensos de recuperación. ¿Qué te parece todo esto? Luego te contaré más. Por el momento, trata de sorprender a tu anatomía, cada día, con un ejercicio nuevo, incrementando de a poco la carga y la velocidad. Con esos cambios, en pocas semanas verás resultados. ¡Buena suerte!

Muévete

Tips para evitar la trombosis en un vuelo

En los viajes de más de seis horas, pueden producirse coágulos de sangre en las venas de las piernas. Esta condición, llamada trombosis venosa, se produce cuando hay escasa movilidad y flexión permanente de las rodillas. La mejor forma de evitarla es, durante un vuelo largo, levantarte de tu asiento cada dos horas para estirar las piernas y caminar unos minutos. Si esto no es posible, haz ejercicios sentada, rotando tobillos y pies, flexionando las piernas y estirando brazos, cintura y espalda. Recuerda mantenerte hidratada y, si puedes, mantén tus pies elevados durante cinco minutos cada hora que pase.

 

Adrián Gioia
Roomfitstudio.mx


Tags : BodyGymhealthMuscleRutine

Leave a Response

!Suscríbete! 

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Tu correo ha sido 

registrado