close

Vacaciones

Femme Trip

10 razones para hacer ese viaje que tanto quieres

Cada viajera tiene sus propios motivos para emprender una travesía. Sin embargo, en esta ocasión, el Foro Económico Mundial, una de las organizaciones más importantes del sector empresarial, da sus razones por las cuales es importante emprender un viaje.

Aquí algunas de ellas:

  1.  Aprendes a tomar decisiones con autoridad
    Cuando viajas sales de tu zona de confort, por lo que tendrás que tomar un número abrumador de decisiones relacionadas con la comida, el alojamiento o los horarios de autobuses o de avión. Al inicio esto puede parecer abrumador, pero conforme avanza el viaje o su planeación, la situación se vuelve más sencilla.
  2. Cortesía Freepik

    Te conviertes en un experto de presupuestos
    Tienes que asegurarte de que tu dinero durará semanas o incluso meses. Tus prioridades cambiarán, dejarás de comprar compulsivamente y pasarás a planificar meticulosamente las compras. Al mismo tiempo, aprenderás a saber cuándo ahorrar y cuándo derrochar.

  3. Entiendes la importancia de ser flexible
    Siempre es importante tener un plan, pero también es importante entender que los cambios pueden aparecer. No. te estreses si los itinerarios no salen perfectamente como deseabas.
  4.  Aprendes un nuevo idioma
    No importa a donde vayas, aprender algunas palabras del idioma que se habla del sitio que visitas puede ser una gran decisión, ya que te ayudará a acercarte a los locales, quienes suelen tener las mejores recomendaciones de restaurantes, bares, museos o cafeterías.
  5. Entiendes la importancia de ser agradecido
    Estar en un nuevo entorno te permite apreciar las pequeñas cosas que hacen la vida tan interesante y los recuerdos tan inolvidables: viajar te recuerda que tienes que pasar por la vida con los ojos y oídos bien abiertos, pero, sobre todo, con una mente abierta.
  6. Le restas importancia a las cosas materiales
    Cuando viajas por el mundo, pronto te das cuenta de lo que realmente necesitas para ser feliz. No sólo aprendes a llevar lo indispensable en tu maleta, para evitar un dolor de espalda, también viajar es una gran manera de soltar esos sentimientos y emociones que no suman nada a tu vida.
  7.  Comprendes que en ocasiones necesitas distancia para triunfar
    Muchas veces la suficiente distancia física y mental de la vida cotidiana, pone en perspectiva las prioridades personales y profesionales para emprender nuevos proyectos.
  8. Disfrutas de tu propia compañía
    Ser capaz de estar solo sin sentirse soledad, te permite no depender de nadie más y conocerte mucho mejor a ti misma.
  9. Haces nuevos amigos
    Lo mejor de conocer compañeros de viaje es que puedes compartir historias, viajar con ellos durante un tiempo o simplemente intercambiar sugerencias y trucos antes de ir cada uno por su lado
  10. Aprendes a vivir offline
    No siempre tendrás internet, pero lo fundamental es que entiendas a vivir el viaje y no te preocupes por cómo se ve en Instagram o Facebook. La cantidad de “me gusta” y compartidos debe ser la menor de tus preocupaciones cuando estés viendo una puesta de sol. Viajar es una buena ocasión para desconectarte, en sentido literal y figurado.
LEER MÁS
Gourmet

Sana alimentación para las vacaciones

Por: Pilar Tamés

Ya se acercan las vacaciones. El asueto por la Semana Santa está a la vuelta de la esquina, y debes prepararte para lucir espectacular. Es más fácil de lo que crees: empieza hoy mismo a cambiar tus hábitos de alimentación y aumenta tu actividad física.

Con estos consejos serás la envidia de todos.

¡No hagas dieta! Mejor cambia la calidad de tus alimentos para que se vuelva parte de tus hábitos y tu estilo de vida.

En la base de tu alimentación deben estar las verduras. De 50 a 70% de tu plato debe ser colorido para que recibas una mayor cantidad de nutrientes.

Grasas saludables.

Evita a toda costa la carne de res y cerdo, y disminuye el consumo de pollo o pavo. Como fuente de proteína prefiere el pescado, atún, salmón, huachinango o robalo, porque éstos contienen ácidos grasos omega 3, que te ayudarán a desinflamarte, nutrirán tu cerebro y mejorarán tu salud cardiovascular. Además incorpora semillas, aceites como el de oliva, aguacate, linaza y coco, o bien mantequilla clarificada o aguacate, en tus ensaladas.

Cereales integrales.

Prefiere los granos enteros, contienen fibra que te hará sentir saciedad por más tiempo y evitar el estreñimiento, además de que son ricos en vitaminas y minerales. Incluye arroz salvaje o integral, quínoa, pan Ezequiel y amaranto.

Elimina por un tiempo cualquier tipo de lácteo y trigo, que son alimentos potencialmente inflamatorios para tu cuerpo. Inténtalo primero por una semana y verás la diferencia.

¿Cinco comidas al día?

Esto es para que tu metabolismo esté constantemente trabajando y para que no llegues muriendo de hambre a tu siguiente tiempo de comida. Pero la realidad es que debes aprender a escuchar a tu cuerpo y comer cuando tienes hambre, así que puedes hacer tres o cuatro o hasta seis tiempos de comida, esto depende de ti.

Elimina los azúcares añadidos.

Recuerda que no sólo se trata de no agregar azúcar de mesa a tus bebidas o alimentos. También viene escondida en productos que compras cotidianamente, así que revisa bien la etiqueta antes de adquirir algún alimento, o bien prefiere los alimentos hechos por ti.

Date un descanso del alcohol y el refresco.

Estas bebidas son altamente calóricas y no te nutren; al contrario, sólo provocan que te inflames más y aumentes de peso. En su lugar prepara infusiones con cáscara de limón, naranja o jamaica.

Hidrátate bien.

Recuerda que para eliminar toxinas tu cuerpo necesita mantener una buena hidratación. Puedes hacerte infusiones de frutas o verduras, como de frutos rojos, pepino, apio, perejil, menta y hierbabuena; agrega una pizca de sal del Himalaya para mineralizarlas.

¡No cenes tarde!

Puedes hacer ayuno entre la cena y tu desayuno con un intervalo de 12-14 horas. Por ejemplo, si cenas a las 7 de la noche y haces ayuno de 14 horas, podrás desayunar a las 9:00 am sin problema. Esto ayudará a darle un descanso a tu cuerpo, a optimizar funciones como la utilización de grasa como energía, y a controlar los niveles de glucosa e insulina.

¡Muévete!

No esperes resultados mágicos. Tienes que hacer algún tipo de actividad física para tener el abdomen, las piernas y los glúteos que siempre soñaste. Cuando te ejercitas produces endorfinas, que te ayudan a entrar en un estado de bienestar; te sientes más feliz y más enfocada, mejora tu humor y baja el estrés, que es el causante de que acumules grasa en zonas donde no la quieres y está detrás de muchas enfermedades mortales.

LEER MÁS
1 2
Page 1 of 2